La aventura de Polaar empezó hace más de 30 años cuando Daniel Kurbiel se embarcó en una expedición al Polo Norte y se preguntó por qué había flores y frutos en unas condiciones tan extremas y cómo podían aguantar intactas con temperaturas tan bajas. Al cabo de unos años se fundó Polaar, una firma que nos acerca los insólitos ingredientes vegetales procedentes del ártico mediante productos multiusos altamente reparadores y regeneradores.

"> La aventura de Polaar empezó hace más de 30 años cuando Daniel Kurbiel se embarcó en una expedición al Polo Norte y se preguntó por qué había flores y frutos en unas condiciones tan extremas y cómo podían aguantar intactas con temperaturas tan bajas. Al cabo de unos años se fundó Polaar, una firma que nos acerca los insólitos ingredientes vegetales procedentes del ártico mediante productos multiusos altamente reparadores y regeneradores.

">