Tras tener a su primer hijo, Jessica Frandson empezó a llevar coleta todo el tiempo para evitar que su bebé le tirará del pelo. Las gomas convencionales no le acababan de gustar: apretaban demasiado, tanto que le daban dolor de cabeza, a la vez que le dejaban marca en la muñeca. Finalmente, encontró la solución: un pequeño trozo de goma elástica suave. En 2009, convirtió este práctico truco en Twistband y empezó a vender sus prácticas y estilosas gomas. ¡Así empezó la locura Twistband en todo el mundo!

Cuidado Capilar

Cargando Twistband productos...

Twistband Productos

Cargando Twistband productos...